Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

LA IDEA

Una idea puede mover montañas.
Cuando escribí esta novela, me entusiasmé con la posibilidad de que la realidad llegara a parecerse a la ficción.
Y no es imposible.
¿Qué tal si creamos un Partido de la Izquierda Erótica entre todas?
Un partido global en estos tiempos en que podemos comunicarnos con la velocidad del rayo no es improbable, ni imposible.
Igual que lo hicimos un grupo de mujeres en Nicaragua en los 80, podríamos plantearnos un partido GLOBAL, el partido de las sin partido..
Cada una de nosotras impulsando ideas donde quiera que esté y entre todas, en este sitio, discutiríamos posibilidades….
¿Qué les parece? ¿Probamos?

Los problemas de nuestro género son muchos. Por eso tendríamos que concentrarnos en algunos puntos. Para empezar proponemos dos:

1. Cuido compartido

2. Educación para la maternidad-paternidad

 La primera:

Proponemos que la sociedad debe reorganizar sus espacios laborales para que los espacios de familia y trabajo se integren y pueda transformarse, con nuevas prácticas, el concepto de familia que  asigna a la mujer la responsabilidad casi exclusiva por el cuido de los hijos.

Es obvio para todas a este punto de la historia, que la participación nuestra en la esfera pública: trabajos, gobiernos e instituciones que trazan políticas que nos afectan, es necesaria. Muchísimas mujeres, sin embargo, bien preparadas y capaces, no tienen la energía, ni las posibilidades de ascender y colocarse en puestos de decisión, porque las responsabilidades de criar y cuidar a sus hijos las absorben o las mantienen al margen de esos hombres que siempre pueden dar más tiempo o esfuerzo porque tienen quien les cuide la casa y les vea a los hijos y ancianos de la familia.

Si queremos trabajar más y mejor e incidir en la sociedad, necesitamos resolver esta contradicción entre maternidad y productividad. Y necesitamos resolverla SIN PERJUDICAR a nuestros hijos.

El punto medular del programa del PIE es entonces la reorganización del mundo laboral para que éste se acomode al modo de funcionar y a la conveniencia de las familias y no al revés.

¿Qué quiere decir eso? Eso quiere decir que debemos pensar en cómo organizarnos para poner sobre la mesa de los gobiernos y la discusión pública, la necesidad de que los estados y las empresas se conviertan en SOCIOS de las familias y las provean de los instrumentos necesarios para el cuido adecuado de las futuras generaciones. Se trata de pasar de asumir toda la responsabilidad por nuestras familias a exigir el CUIDO COMPARTIDO.

¿Se pueden imaginar una sociedad donde las familias donde padre y madre trabajan contara con guarderías en los centros de trabajo o en nuestros barrios, bien equipadas y con un personal altamente calificado, donde ya sea gratis, ya sea a un costo razonable y proporcional a nuestro salario, pudiéramos dejar a nuestros hijos durante nuestra jornada laboral?

 

¿Se pueden imaginar que el estado mandatara que toda empresa con más de 100 empleados tuviera la OBLIGACION de proveer a sus empleados con sitios adecuados donde puedan tener a sus hijos pequeños (de 0 a 5 años o a la edad cuando ya pueden ir a escuela)? El estado podría ofrecer incentivos fiscales -deducciones de impuestos- a las empresas que cumplan este requisito. Por otro lado, en el caso de los barrios, se podrían establecer guarderías por zona.

Actualmente, hay un vacío tremendo de posibilidades de cuido de los niños hasta que éstos están en edad escolar, y esto repercute directamente en la vida -hoy por hoy- de las mujeres, sobre todo. La idea sería demandar una solución para esta carencia.

Esta reorganización, por otro lado, tendría un impacto positivo sobre las mujeres que actualmente suplen estas funciones, proveyendolas de empleos valorados socialmente y de una PREPARACION adecuada para cumplir estas tareas. Si se contara con escuelas para entrenar CUIDADORAS PROFESIONALES, que recibieran instrucción sobre cosas como nutrición, primeros auxilios, sicología infantil, juegos, y se contara con personal calificado para estas tareas, no nos tendríamos que estar preocupando de dejar nuestros hijos, por necesidad, en manos de mujeres que trabajan de niñeras porque no tienen más remedio. Y esto abriría una fuente de trabajo muy importante para miles de mujeres necesitadas.

La segunda:

El otro aspecto  a trabajar es cómo inculcarle a las nuevas generaciones los CONOCIMIENTOS esenciales que les permitan ser mejores madres y padres. Si estamos de acuerdo con que en las escuelas se imparten clases de cosas que luego en la vida uno olvida y sirven de poco, ¿por qué no proponer añadir al curriculum de secundaria, las clases de “maternidad” para hombres y mujeres? Es la labor más importante posiblemente que nos toca realizar como seres humanos -la crianza de los hijos- y nadie nos prepara para eso. Los jóvenes podrían recibir clases de sicología infantil, de primeros auxilios, de nutrición, de control de la agresividad (anger management, se llama en inglés) y al menos salir de la escuela sabiendo el efecto terrible que la violencia intra-familiar tiene para los niños, lo dañino que es el castigo físico, la necesidad de afirmar los valores y la auto-estima de cada ser humano, etc, etc.

La página del PIE quiere funcionar como un nodo de organización de ideas y esfuerzos dirigidos a convertir estas ideas en posibilidades; sería un lugar para compartir experiencias y logros de las mujeres, un sitio que aporte y oiga y distribuya entre todas materiales útiles y donde las filiales del PIE puedan diseminar más ideas a más mujeres y entusiasmarlas para que luchen por lograr convertir la ciudadanía en CUIDADANÍA.

Himno del PIE

 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks