Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on Oct 15, 2011 in Geografía del PIE, Noticias, Posts | 4 comments

Mujeres por la despenalización del aborto en Nicaragua

Screen shot 2013-02-04 at 2.18.05 AM

Publicamos el documento dado a conocer por el Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua, donde se argumenta por qué debe despenalizarse el aborto terapeútico que ha sido penalizado bajo el gobierno del FSLN en Nicaragua en una maniobra política de Daniel Ortega para ganarse el favor de la jerarquía esclesiástica y así poder erigirse presidente del país.
Presentamos también fotos de la marcha de las mujeres exigiendo la despenalización del aborto y el fin de la violencia doméstica. El tema de la mariposa correspondió a una campaña de la que el PIE también se hizo eco.

Derecho a Decidir y Ciudadanía Plena
de las Mujeres
Derecho de autodeterminación y ciudadanía para las mujeres

La despenalización del aborto es un asunto
de democracia y de ciudadanía, porque
compete al derecho de la autodeterminación
y autonomía de las personas. Es un asunto de
justicia social porque afecta especialmente
a las mujeres pobres que son la mayoría,
puesto que las mujeres con recursos tienen
acceso a un aborto seguro. Es un asunto de
derechos humanos y de seguridad personal,
porque el aborto inseguro empuja a las
mujeres pobres a arriesgar su vida en un
procedimiento clandestino donde el mal
trato, el abuso, el lucro y la mala calidad
atentan contra su condición humana.
El discurso autoritario y absolutista anula
los derechos de las mujeres en nombre de
la “tradición”, la “cultura” y los “valores
cristianos”. Difaman, manipulan y mienten
con el fin de defender el abuso a los derechos
humanos, de los cuales los derechos
reproductivos son una parte integral.
Un pilar de los derechos humanos es la
no instrumentalización del ser humano: la
persona ha de considerarse como un fin
en sí misma, no como medio para lograr
un fin, pero los fundamentalistas de toda
índole, abanderan una maternidad en la
cual la mujer es “instrumento de la voluntad
divina”, a la que debe someter su propia
vida y libertad. Negándoles su condición de
seres morales autónomos con capacidad
para decidir por su propia vida.

Como ciudadanas, las mujeres somos sujetos
autónomos, lo que implica la obligación del
Estado de reconocer nuestra capacidad de
decidir y controlar la propia vida, así como
el derecho a defender nuestros intereses.

El derecho al propio cuerpo por parte de
las mujeres es parte inalienable, integral e
indivisibledelosderechoshumanosuniversales.

El derecho a la propia vida es inalienable,
innegociable e intransferible. Es inmoral e
inaceptable cualquier condicionamiento a la
vida y a los derechos de las mujeres sobre
sus propios cuerpos por razones religiosas,
ideológicas, morales, políticas, económicas o
de Estado. Las mujeres en tanto personas y
ciudadanas, tienen soberanía sobre sí mismas.

Los derechos humanos son universales,
intransferibles, interdependientes e
inalienables y cada ser humano tiene
derecho a la vida en primera persona,
exigir otro comportamiento a las mujeres
es negarles su derecho a la igualdad y en
consecuencia su condición de ser humano.

Al otorgarle primacía de derechos al huevo
fecundado, al embrión o al feto, se eliminan
y se niegan los derechos de las mujeres
embarazadas, peor aún cuando se les coloca
ante el dilema de escoger entre la propia
vida y la de huevos fecundados, embriones
y fetos, a los cuáles se les pretende otorgar
calidad de personas y equiparar en derechos
a las personas ya nacidas, esto constituye
una evidente acción discriminatoria.

La legalización del aborto no obliga a
ninguna mujer a abortar, en cambio la
penalización del aborto las criminaliza a
todas y las coloca en posición de desigualdad
en la sociedad.

El sistema democrático de derecho, se
ha estructurado a partir de dos principios
fundamentales: igualdad y libertad. Esto
implica el derecho a decidir y el derecho a la
autonomía, mismos que son imprescindibles
para el ejercicio pleno y efectivo de la
ciudadanía.

El estado social de derecho
Nicaragua es un Estado laico desde finales
del siglo XIX, sin embargo durante los
últimos gobiernos se han desarrollado
acciones para desecularizar el Estado,
siendo el actual el que más ha violentado
el principio constitucional de que el Estado
no tiene religión oficial, al punto que el
fundamentalismo y la imposición son sus
políticas públicas por excelencia.

La derogación y penalización del aborto para
salvar la propia vida que ha abanderado el
partido actualmente en el gobierno niega
los principios democráticos, el principio de
igualdad, la libertad y la autodeterminación
personal, la dignidad humana, la justicia,
la promoción del desarrollo humano y la no
discriminación.

La penalización total del aborto está en
contra del Estado Social de Derecho, porque
viola los derechos humanos, principalmente
el derecho a la vida, el derecho a la vida
privada personal y familiar, el derecho a la
integridad, el derecho a la salud y el derecho
a los beneficios del progreso científico.

Derecho a la propia vida

La prohibición de toda forma de aborto es una violación
a los derechos humanos
La prohibición absoluta del aborto es
tortura porque de acuerdo al artículo 1 de
la Convención contra la Tortura, se inflige
intencionalmente; causa dolor y sufrimiento
severo tanto físico como mental; intimida y
coacciona a las mujeres a llevar su embarazo
hasta el final y a los médicos a abandonar
sus responsabilidades éticas y profesionales
al negar tratamientos que salvan la vida y la
salud. Es además una medida discriminativa
al negar tratamientos que sólo las mujeres
necesitan y que se “justifica” inadmisiblemente
sobre bases religiosas. Se inflige sobre
la base de la acción directa y oficial del
Estado, que compele a adherirse a través
de la criminalización. Constituye también un
castigo y un tratamiento cruel, inhumano o
degradante.

También la prohibición absoluta del aborto
violenta el interés superior de las niñas y
adolescentes, porque el Estado las obliga a
concluir embarazos que ponen en peligro
sus vidas. Embarazos que son resultados
de la falta de educación sexual, la falta de
información o violaciones sexuales, en muchas
ocasiones realizadas por un familiar cercano.
Si a esto se suma al hecho que muchos de los
abusos quedan en la impunidad los estados
de sufrimiento y tortura son extrema: abuso
sexual-embarazos- obligación de concluirlosprocesos
revictimizantes- impunidad, y al
final tener que parir hasta al propio hermano
o sufrir complicaciones de salud que pueden
derivar en la muerte.

Los líderes religiosos enarbolan los derechos
de los no nacidos, pero no promueven ni
defienden iniciativas destinadas a asegurar
condiciones aceptables para las mujeres
pobres y las niñas y los niños ya nacidos que
sobresalen en las estadísticas de mortalidad
infantil, desnutrición y violencia sexual en
América Latina, dejando en evidencia la
indiferencia social que los anima.

Por otra parte, la educación formal bajo
influencia de patrones religiosos sustenta
modelos reproductivos maternos desligando
a los varones de su responsabilidad
paterna, a la vez que se opone activamente
a la adopción de medidas anticonceptivas
que permitirían reducir el embarazo no
planificado y el aborto.

Confusión Estado-Iglesia y voluntad autoritaria

Estamos así en una crítica situación. Por un
lado, el Estado de Nicaragua les niega a sus
ciudadanas el acceso a servicios de salud y
a medios de prevención de los embarazos.
Por otro, la clase política corrupta atendiendo
únicamente a sus intereses particulares, aceptó
la imposición del fundamentalismo religioso
de desmantelar el Estado laico y de penalizar
el aborto hasta por razones de salud, con
lo cual de facto se estableció la maternidad
obligatoria y la pena de muerte para cualquier
mujer con un embarazo riesgoso.

La derogación y penalización del aborto en
todas las circunstancia implicó interponer
decenas de recursos por inconstitucional, sin
que cuatro años después la Corte Suprema
de Justicia haya dictado la sentencia
correspondiente, pese a que la vida de las
mujeres está en juego.

Contra la “infalibilidad”, debate honorable

Por ello, exhortamos a legisladores, a la
prensa nacional, a dirigentes católicos
y evangélicos y a teólogos a aplicar el
principio del debate honorable en el tema
del aborto. Las buenas razones que están
en juego son las vidas y los derechos de las
mujeres.

El ideal de un buen gobierno no es
transformar los principios morales privados
en ley, sino preservar una sociedad en la cual
los desacuerdos legítimos puedan ventilarse
libremente en un contexto de respeto mutuo.
En los debates honorables debe reinar la
libertad, no el autoritarismo. La posición
opuesta, es la tentación fascista, que elimina
el desacuerdo legítimo mediante la coerción
gubernamental, ya sea de forma legislativa,
judicial o ejecutiva.

El bien mayor en el principio del debate
honorable es el bien de una sociedad libre en
la cual la conciencia no está exclusivamente
limitada a temas en los que las “buenas
personas”, no están de acuerdo.

El principio del debate honorable, como el principio
del gobierno democrático, se basa en la
creencia que es preferible la libertad con
algunos errores a la clausura prematura de
cualquier debate por la fuerza del gobierno.
Si este punto de vista yerra, lo hace al lado
de la libertad y no del control.

Despenalizar el aborto por buenas razones

Los legisladores deben despenalizar el
aborto porque la decisión no exige a nadie
tener un aborto, es una decisión permisiva,
no coercitiva.

La Constitución de Nicaragua garantiza
el derecho a la libertad de conciencia y
creencias, por eso en un Estado laico es
inadmisible que se utilicen los dogmas
de fe, las creencias particulares o las
supersticiones individuales o colectivas
para atropellar los derechos de la nación
en tanto individuos y ciudadanos.

Las posiciones personales de funcionarios
de gobiernos y de los líderes de partidos
políticos no pueden constituirse en políticas
públicas para toda la ciudadanía. Se les
elige para administrar la cosa pública y
les pagamos con nuestros impuestos para
que legislen y gobiernen por el bien común,
no para que impongan sus creencias
particulares o para que manipulen las
conciencias y el presupuesto nacional.

Exigimos un debate justo y honorable para la despenalización del aborto.
Exigimos el respeto a nuestros derechos y a nuestra condición de ciudadanas.

28 de septiembre, 2011

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

4 Comments

  1. muy buen documento!, me parece excelente el argumento del debate honorable. En nuestros países, el no debate, la no discusión del tema es una de las formas en que los fundamentalismos ganan terreno.

  2. Mi apoyo incondicional como CATOLICA y como mujer!!! La mujer tiene el derecho y el deber de decidir tambien sobre su cuerpo. El hombre es responsable, como la mujer, de decidir con quien debe o no tener relaciones sexuales, pero aceptar un embarazo es decision exclusiva de la mujer!!! y su decision debe ser respetada y ejecutada con respeto y dignidad. Basta con usar el cuerpo de la mujer para torturar fisica y psicologicamente a la sociedad!!! Basta con el maltrato de madres e hij@s que se hacen a golpe de violencia e imposicion. Basta con la impunidad de quien tortura a las mujeres haciendolas madres en contra de su voluntad y a los hij@s por imponerles venir al mundo sin poder acceder a unos padres que los reciban con amor. Basta de golpearnos!!! de gritarnos!!! de usarnos!!!! de maltratarnos!!! de mantenernos en la ignoracia y la miseria, y de hacernos madre por la fuerza bruta!!! por nosotr@s y por nuestros hij@s!!! Basta de impunidad para el agresor!!!!! BASTA DE IMPUNIDAD PARA LOS AGRESORES!!!!! Y basta de usar la religion para subir a los altares los HOMBRES. Nauseas me dan los que se dicen ser representates de Cristo, que niegan el sacerdocio femenino, el celibato voluntario en el sacerdocio, que se cree que el “Espiritu Santo” hace lo que dice el PAPA. DIOS NO ES UN HOMBRE!!!!! a ver cuando nos enteramos!!!! DIOS es un concepto y aunque Jesus fuera solo una leyenda, “amar al projimo como a uno mismo” es una de las pocas cosas que encuentro en este mundo que tiene sentido por si mismo. Ojala supiera escribir como Saramago!!! (un buen cristiano y un buen ateo, una buena persona) y escribiria el evangelio segun MARIA!!!! Quizas lo intente algun dia. Me iba a pasar la vida predicandolo!!!! Un abrazo enorme a tod@s!!!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.